Que hacer en caso de incendio a bordo

Xavier Martinez 2 junio, 2013 0
Que hacer en caso de incendio a bordo

Incendio a Bordo: Puede parecer una situación hasta cierto punto absurda: en el medio de mar, rodeados de agua por todas partes y se fuego 1produce un incendio, que si no se toma a tiempo puede incluso obligarnos a saltar al agua… Por el hecho de encontrarnos rodeados de agua, muchas veces el peligro de incendio se subestima, lo que resulta a todas luces un error de gran importancia: lo que empieza como una pequeña llama puede propagarse con gran rapidez por nuestra embarcación, obligándonos a tener que abandonarla. Y es que, por muy pequeño que sea, el fuego dentro de una embarcación siempre entraña un serio riesgo. Es importante que seamos conscientes de este peligro, de los lugares donde puede iniciarse el temido fuego y de cómo debemos actuar en caso de que aparezca.

incendioPreviniendo
Como siempre la mejor cura es la prevención. En un barco podemos hablar de tres posibles focos de incendio: – El motor: deberemos prestar atención especial a todo el compartimiento: – Deberá estar siempre perfectamente limpio. – Conviene airearlo antes de arrancarlo. – Repostar siempre con el motor parado. – Siempre deberá existir un orificio de acceso al motor, de manera que podamos proyectar por él el polvo del extintor en caso de ser necesario. – Prestar especial atención a los bidones de combustible en los días de calor, enfriándolos en caso de que se calienten en exceso. – Nunca dejaremos trapos sucios en el compartimiento del motor. – No conviene almacenar productos inflamables cerca de las partes calientes del motor. – La cocina: se trata de uno de los puntos más conflictivos de la embarcación, por lo que cualquier precaución que tengamos será poca. – Vigilaremos el tener siempre la llave de paso del gas a mano, de manera que podamos acceder a ella fácil y rápidamente para cerrarla en caso de urgencia. – Conviene tener el hábito de cerrar el gas después de cada uso. Además es imprescindible hacerlo siempre que nos vayamos a dormir y al irnos del barco. – Siempre se apagarán todas las llamas cuando nos dispongamos a cambiar una garrafa. – Nos mantendremos constantemente alerta, oliendo el circuito de gas para comprobar que no existen salidas y que el tubo se encuentra perfectamente ajustado.
- Los circuitos eléctricos: allí donde haya electricidad existe el peligro de fuego, mantener una serie de costumbres para su revisión puede ahorrarnos más de un disgusto: – Conviene revisar periódicamente los cables, fusiles, contactos… – Nunca nos pondremos a manipular ningún tipo de circuito sin tener las nociones para hacerlo. – Una buena costumbre es la de cortar la electricidad durante la noche y al irnos del barco. – Productos inflamables: en nuestra embarcación portaremos una serie de elementos de fácil Combustión. Conviene saber de ellos: – Si disponemos de velas y lámparas de petróleo, las apagaremos al acostarnos. – Cualquier combustible deberá ser guardado en contenedores metálicos, lo más lejos posible de los focos de calor.
- Procuraremos no fumar a bordo y en caso de hacerlo, nunca tiraremos las colillas a la basura o por la ventanilla.

fuego 3

Luchando con el Combustible
Pueden se varias las decisiones que podremos tomar, en función del origen del fuego:

- Cerrar la llave de paso del combustible al motor. – Cortar la corriente eléctrica.

– Cerrar el gas.

– Tratar de eliminar todo lo que pueda arder con facilidad: cortinas, literas, trajes…

- Eliminar cualquier fuente de combustible: aceite, petróleo, gas, botes de pintura…

– Parar el barco para disminuir el tiro del fuego. – Cerrar el paso de aire al motor.
- Cerrar puertas y escotillas de aquellos compartimentos a los que haya alcanzado el fuego.

- Sofocar las llamas con mantas húmedas.

– Cerrar los orificios de ventilación de los que disponga el barco

Rescatando Tripulantes
Hay diferentes métodos válidos:

1.- Acercarse al barco proa con proa: con lo que conseguiremos disminuir el impacto en caso de que estallen los depósitos de combustible. 2.- Remolcar o dejar derivar un chinchorro o una balsa salvavidas hinchada cerca del otro barco en el extremo de un cabo largo. Dejaremos que los supervivientes suban a bordo y después cobraremos el cabo.

Recordad siempre dejar el fuego a sotavento y maniobrar de forma que el viento aleje las llamas del barco hacia la mar, y que para disfrutar de una buen día de navegación, hay que tomar todas las medidas de seguridad posibles..

 

Deja una respuesta »