Cruzar el Atlántico en velero

Cruzar el Atlántico en velero
1 noviembre, 2014 Orsi Oletics Herczog

CRUZAR EL ATLÁNTICO EN VELERO: ¡EN 2014 HAZ REALIDAD TU SUEÑO DE NAVEGAR DESDE CANARIAS AL CARIBE!

Phoenix 77

Si eres amante de la náutica hay un viaje que querrás incorporar a tu hoja de vida en el mar: ¡cruzar el Atlántico en velero!

Es una travesía de tres semanas, desde las Islas Canarias hasta el Caribe, que además de ser una oportunidad única de disfrute marítimo, es un viaje que recordarás como una aventura extrema. ¿Te animas a ver de cerca la cara del océano?

A bordo del Phoenix 77, una embarcación de altas prestaciones diseñada para navegar esta exigente ruta, el cruce del Atlántico en vela te cautivará porque será una vivencia divertida e intensa, que pondrá a prueba tu espíritu de equipo, fortaleza física y emocional y sobre todo, sentirás a tope el placer de navegar.

Duna, el perro que navega

¿Quieres saber qué te espera si decides cruzar el charco en una embarcación de primera durante este invierno?

Un viaje cargado de ilusión.
Desde que tomas la decisión y empiezas a preparar el viaje comienza la emoción. Tras escoger el barco y el patrón, que deben reunir las prestaciones y experiencia necesarias para la ruta, tendrás que preparar un equipaje especial que incluye un traje de aguas, botas, abrigo, las medicinas que requieras, libros y tu música favorita. Luego debes preparar tu ánimo: habrá momentos divertidos, pero también instantes de tensión si ocurre un temporal o si se produce algún imprevisto. La tripulación será capaz de controlar todo. ¡Confía y relájate!

 

  1. Desayuno a bordo

    Una experiencia personal y de equipo enriquecedora. Una vez en alta mar, la rutina se instala durante varias semanas mientras se avanza hacia la meta: el Caribe. Junto al grupo de viajeros podrás tomar turnos para incorporarte a las guardias de vigilancia y timón, participar en la organización de comidas, sumarte a alguna maniobra náutica y colaborar para mantener el orden en el barco. El silencio y los ratos libres, que serán muchos, son ideales para pescar (y comerse luego lo pescado) escribir un diario de la travesía, avistar peces y tomar fotografías. Y pensar, relajarse y disfrutar.  

  2. Un encuentro inolvidable con el mar. Desde que sales de las Islas Canarias (sabiendo que tienes por delante 3.000 millas por navegar) hasta que tocas tierra en Grenada, la naturaleza te enseñará lecciones de valor, paciencia, amor y respeto por el océano. Según lo que decidan el patrón y el pronóstico del tiempo, se hace una parada en Cabo Verde. Luego, se baja al trópico ¡y se pone rumbo a América! El Phoenix 77 navega empujado por los constantes vientos alisios y arropado por la experiencia, ya que ha hecho la travesía en varias oportunidades.

    Grenada

Para cruzar el Atlántico en velero no es necesario saber navegar. Sin embargo, es aconsejable  haber realizado rutas cortas, sentirse a gusto a bordo de una embarcación y tener muchas ganas de vivir la aventura.

¿Listo para alquilar un velero y hacer la travesía Europa-América?

 

 
 
 
 
 
Redactora:
Teresa De Vincenzo
www.redactotexto.com

Comentarios (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*